sábado, enero 24, 2009

BIOGRAFÍAS NO AUTORIZADAS DE PERSONAS QUE DEBERÍAN HABER EXISTIDO
Hoy: Nayakan, el antropólogo hindú

Algunos saben que escribo un par de columnas semanales en un diario regional, de vez en cuando publico biografías apócrifas, como la que hoy pongo en este espacio colectivo (espero sepan disculpar), hoy quería compartirla con ustedes porque es la primera vez que me invitarn a leer en público una obra mía como escritor y leí esta que acá les dejo, espero que les guste.


Que este año se haya conmemorado el segundo siglo del nacimiento del célebre biólogo británico Charles Darwin no fue un hecho auspicioso para los festejos de los cien años del nacimiento del no tan conocido antropólogo hindú Nayakan Sahasya Jawahar Sadhil Arundhati.
Naya, como lo llamaban sus compañeros de colegio, nació el 24 de agosto de 1909 en el estado de Himachal Pradesh, muy cerca de la frontera con el Tibet. Algunos historiadores señalan que su abuelo paterno fue un reconocido médico que tradujo el Manual Completo de Aves Migratorias de Sir Louis Bruton al panyabi, al sindhi y al urdú, pero en verso, hecho que lo habría llevado al borde de la locura al tratar de rimar pelícano con andrómaco, que si bien en castellano suena fácil, pero en panyabi los quiero ver.
Naya fue el segundo hijo varón de una serie de veintisiete, sin contar a los tres perros que eran casi como de la familia. Tras la muerte de sus padres, su educación recayó en su hermano mayor Ranjiv, el cual no era un ejemplo de paciencia, lo que ocasionó no sólo graves contusiones en el pobre Naya sino su definitivo encarcelamiento en la prisión de Itanagar.
Naya, viendo su carrera escolar abruptamente interrumpida por las fuerzas policiales hindúes decidió continuar su educación en el hospital Iravan Kanvar, también en la ciudad de Itanagar, justo al lado de donde residía su hermano, a quien ahora podía arrojarle piedras por la ventana sin sufrir consecuencias.
Ya desde temprana edad Naya dio muestras de un gusto especial por la historia natural y humana, comenzando una importante afición a coleccionar cosas, afición que finalmente lo llevó hasta la misma celda de su hermano, acusado de hurto y sustracción; oportunidad que Ranjiv no dejó pasar y le hizo entrega de todas y cada una de las piedras que había cruzado su reja que daba al hospital. “Soy naturalista” gritaba Naya, “soy un estudioso metódico” aullaba el prominente Nayakan, pero recién a los seis años volvió a ver la luz.
En septiembre de 1925, ya libre de culpa y cargo, Naya ingresó en la prestigiosa Universidad de Hamburgo, pero al rato salió, muy contento con lo que había visto. Luego estudió medicina, antropología, biología y mecánica dental en la Universidad de Kalakistan, hoy ya desaparecida, no solo la universidad, sino la ciudad y el país todo. Naya siempre recordó con cariño sus tiempos de universitario y lamentó no haber terminado ninguna de las carreras que había comenzado. Pese a ello, y a la Asociación Antropológica Mundial, Naya decidió iniciar un viaje de estudios alrededor del mundo. Ante la falta de recursos y de inversores interesados en su tesis académica, Nayakan optó por reflotar viejas habilidades siendo célebres los atracos al Banco de Zurich, a la Aseguradora Cambeles de Viena y a la Planta Procesadora de Pescados La Pescadita de Lisboa. Afortunadamente, para Naya, ninguno de esos hechos pudo ser comprobado y aprovechó que estaba en Lisboa para iniciar allí su viaje de estudios.
Luego de cuatro intentos fallidos para abandonar el puerto, finalmente el 27 de octubre de 1931 la galera “El Náufrago Reincidente” zarpó de Lisboa.. El objetivo de la expedición dirigida por el capitán Desmonos era completar el estudio topográfico de los territorios de los archipiélagos malayos, hecho que terminó de convencerlo de subir a bordo a Nayakan, por su proverbial conocimiento de varias lenguas que se hablaban en aquella zona. Aún hoy los historiadores se preguntan el por qué de la decisión del capitán Desmonos de encarar hacia Alaska cuando su destino era en el sur, interrogante que algunos responden describiendo el fuerte estrabismo que sufría Desmonos y que lo habría confundido a la hora de estudiar las cartas náuticas.
El periplo, de casi cinco años de duración, llevó a Naya a lo largo de las costas de América del Sur, Holanda, Nueva Zelanda, ciertas costas de California, Tenerife, algunas islas griegas y Sudáfrica. Finalmente la tripulación, a la altura de Porto Bello, se amotinó y obligó a recalar en las tierras brasileras a fin de comprar lentes bifocales a Pierre Desmonos, y así poner fin a tanto tormento.
Nayakan comenzó estudiando la geología, luego la botánica, más tarde la biología, terminando abocado casi exclusivamente al estudio de la antropología de las tierras que fue visitando alternativamente El Náufrago Reincidente, logrando así, que un defecto genético como es el estrabismo entregara a la historia de la ciencia un legado invalorable y, a veces, intangible, ya que es muy difícil a esta altura encontrar algún ejemplar de la obra de Nayakan.
Lo destacable del trabajo de Naya es que, al haber sido contemporáneo de Darwin, sus conclusiones no tuvieron nada que ver con las del inglés, ni siquiera un punto de contacto, nada de nada, es más, muchos de los investigadores actuales llegan a dudar no ya del valor académico de la labor de Nayakan, sino directamente de su propia existencia.
Naya regresó a la India promediando el año 1936 y se dedicó a pasar por escrito sus experiencias a bordo del Náufrago Reincidente y dar forma a su hoy poco conocida teoría. Un trabajo que terminó transformándose en una verdadera epopeya académica, ya que los años embarcado y cierto apego a visitar establecimientos de poca reputación en cuanto puerto recalaba hizo de la salud de Naya un verdadero desastre.
Pasó sus últimos días en cierto hospicio de Nueva Dheli, tratando de convencer a cuanta persona le pasara cerca de su importantísimo aporte a la ciencia mundial y pidiendo por favor que lo cambiaran de cama, ya que el destino, ese caprichoso tejedor de nuestros días, lo había abandonado en una habitación compartida con el viejo Ranjiv, su hermano mayor, quien seguía teniendo tan poca paciencia como antes.
A finales de 1981 murió, según el informe oficial, a causa de graves problemas cardíacos, aunque algunos biógrafos siguen dudando de Ranjiv, que se reía mucho en el velorio.

Etiquetas:

10 Comentarios:

Blogger María dijo...

Eso es una vida de aventuras y no la de una, que se basa, más que nada, a viajar del pueblo a la gran ciudá en el chevallier!
Lo más sorprendente de todo es su viaje en el tiempo: sale en 1931 y llega en 1836! Otra que Marty McFly!

2:47 p. m.  
Blogger el Bruche dijo...

Ufa, ya lo corrijo.

3:23 p. m.  
Blogger Naty dijo...

Claaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaro, lo que le dice Ña Maria lo arregla rápido y a mi nunca me explica que cuernos significa "intuyrndo"...

Ñañañaña

3:30 p. m.  
Blogger el Bruche dijo...

Enigma del día de hoy, ¿qué letra en el teclado qwerty está al lado de la "r"?
;)

3:49 p. m.  
Blogger María dijo...

Lamento comunicarle,don Bruche, que el salieri ausente, Mister Paco Della Marosca, ya hizo algo asi en su coso. Pero tomemoslo al modo salieri: es un homenaje

6:31 p. m.  
Blogger María dijo...

Para más datos...
http://vallaunoasaber.blogspot.com/2006/11/grandes-biografias-de-hombres-que.html

6:54 p. m.  
Blogger el Bruche dijo...

Mmmmhhh... Vengo escribiendo Biografías No Autorizadas, y publicándolas en el Diario de Madryn, desde hace unos cinco años... Tampoco descubrimos América ninguno de los dos ;)

11:16 p. m.  
Blogger María dijo...

Lo más probable ( y esto lo escribo porque el jipi roñoso ese todavía anda en el Bolsón) que él lo haya plagiado a usté...
Estos jóvenes de hoy en día, que lo tiró!

4:30 p. m.  
Blogger Ing.Vergatiesa dijo...

Muy bueno bruche, me duele la cara de reirme, échese otra!

11:38 p. m.  
Blogger Paco dijo...

No che, que no fue plagio. Pero sí, evidentemente uno siempre termina siendo mucho menos original de lo que piensa... pucha que lo tiró.

7:33 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal